lunes, 4 de agosto de 2008

Saquito De Arroz Para El Invierno

Os presento esta vez una solución muy ecológica y muy versátil para dar calorcito: una amiga me regaló el invierno pasado un saquito de arroz que había hecho ella misma y desde entonces cuando hace frío somos casi inseparables jeje. Os explico cómo se hace por si os apetece tener el vuestro propio:

No hace falta saber coser con mucha maña, ya que es sólo coser recto y si se nos tuerce un poco la costura no pasa nada.

Se toman las medidas del saquito que queremos hacer y recortamos dos trozos de tela dejando un bordecito para poder coser del revés. Cosemos tres partes del saquito por el revés y lo damos la vuelta. Ponemos dentro arroz, tanto como queramos, procurando que tampoco nos quede demasiado lleno, ya que si no, no nos quedaría mullido luego. Cosemos lo más discretamente que podamos el cuarto lado del saquito y listo.



Opcional, pero muy recomendable, es coser aparte una funda para poder lavarlo de vez en cuando, eso sí, teniendo en cuenta que debe ser un par de centímetros más grande en ambos sentidos que el saco interior para que quepa bien. Y ya tenemos nuestro saquito de arroz.


Hay que tener un poco de precaución a causa del olor. El primer día que lo usamos en la cama nos olía a arroz cocido jajaja y daba un poco de mal rollo, pero después de haberlo calentado dos o tres veces el olor se fue y ahora ya no huele a nada.

A mí me encanta tenerlo siempre a mano por la noche cuando ya empieza a refrescar. Sirve no sólo para dar calor por placer, sino como sustituto de una manta eléctrica o de una bolsa de agua caliente para dolores musculares o de regla, por ejemplo. Se me ocurre además, aunque esto yo no lo he puesto en práctica, que se puede hacer uno un poco más grande y más plano, tipo mini-edredón relleno en vez de con plumas con arroz, para ponérselo de mantita a los gatos, que les suele gustar mucho los sitios calentitos.

Para calentarlo es muy sencillo: lo doblamos sobre si mismo y lo metemos cuatro minutos en el microondas a máxima potencia. Ya lo tenemos preparado para cualquier uso que le queramos dar.

En fin, pues ahí queda una idea más para la vida diaria que espero que os guste y que alguien lo ponga en práctica y me cuente qué tal.

2 comentarios:

Elena dijo...

¿Puede ser que esto te lo haya leído ya a ti en Ciao? Es que recuerdo vagamente habero visto alguna vez... y ahora me tiro de los pelos por no haber hecho uno antes porque me hubiera ahorradomuchos dolores musculares. Ahora, de cara al invierno, tomo nota y me parece a mi que me hago uno prontito :D

Virginia dijo...

elena: sí, esté en ciao. Lo publiqué el invierno pasado y bueno me alegro de que lo recuerdes jeje. Ya ves que es muy sencillo hacerlo y te soluciona muchos momentos de frío y de dolores. Suerte y nos vemos!! :-))

¿ insaciable ?